martes, 27 de julio de 2010

La dotación de albergues del Camino del Norte y Primitivo no llega ni a la mitad de los del Camino de Santiago francés

El coste medio preciso para completar el Camino del Norte (34 etapas) es de 1.200 euros, por 450 del Camino Primitivo (13 etapas)

El Camino del Norte (que parte de la localidad guipuzcoana de Irún y concluye en Santiago tras bordear la costa cantábrica) y el Camino Primitivo (que parte de Oviedo) están cosechando este Año Santo de 2010, al igual que los demás itinerarios de peregrinación, las mayores cifras de afluencia desde que hay estadísticas. Según los datos recogidos en la oficina del peregrino del Arzobispado de Santiago de Compostela, entre enero y junio de 2010 recorrieron los Caminos del Norte y Primitivo y llegaron a Santiago 6.935 peregrinos (4.683 el Norte y 2.252 el Primitivo), más del doble que los 3.214 registrados en el mismo periodo de 2009.

Si continúan duplicándose estas cifras durante lo que resta de año –no hay que olvidar que junio, julio y agosto son los mejores meses- estos itinerarios podrían sobrepasar este 2010 los 20.000 peregrinos. El Camino del Norte y el Primitivo, con espectaculares paisajes marítimos y de montaña, son una de las alternativas de referencia al Camino Francés y una de las rutas con un futuro más prometedor.

Según un estudio realizado por Eroski Consumer, en la ruta costera del Norte, “la red de albergues públicos de peregrinos, aunque se ha mejorado de cara a este Año Santo, necesita aún un impulso”. En el País Vasco, “cuyos albergues públicos son gestionados con éxito por las Asociaciones de Amigos del Camino”, la gran mayoría sólo abre en temporada o durante el verano y algunos se ven desbordados los días de mayor afluencia. En Cantabria, salvo varios casos, se demandan más plazas por albergue y alguna localidad señera no dispone de ningún alojamiento dedicado a los peregrinos.

En Asturias, sobre todo entre Colombres (con acogida en el polideportivo) y Ribadesella se echan en falta albergues municipales para los caminantes a Santiago. Además, el tramo entre Avilés y Soto de Luiña demanda un albergue a mitad de camino. Afortunadamente, dado que el Camino del Norte transita por una zona costera muy turística, no faltan albergues juveniles, privados, pensiones, hostales y hoteles que suplen las posibles carencias de la red jacobea de albergues públicos.

A lo largo de los meses de abril, mayo y junio, Eroski Consumer contactó telefónicamente con los albergues de estas rutas. En los 1.130 kilómetros que suman estos trayectos hay 98 albergues, exclusivos de peregrinos o que los alojan regularmente, que ofertan 2.952 plazas. Si descontamos las plazas de los albergues juveniles, reservadas en gran parte por grupos o jóvenes turistas, hacen un total de 2.366. Los 98 albergues están muy lejos aún de competir con los 242 del Camino de Santiago Francés, si bien es cierto que las diferencias de afluencia entre unos y otros son notables (el 77 por ciento de los peregrinos en 2009 recorrieron el Camino Francés).

El número de plazas por kilómetro es de 2,6 y si no contabilizamos las de los albergues juveniles desciende a 2 plazas por kilómetro, una cifra más real. Del total de 98 albergues, 69 son de titularidad pública (70 por ciento), 21 son privados (21 por ciento) y los restantes 8 alojamientos pertenecen a instituciones religiosas. Del total de plazas, 2.074 de las 2.952 son públicas (70 por ciento), 664 privadas (22 por ciento) y 214 de las entidades religiosas.

Precio medio por alojamiento

El precio medio por alojamiento en litera en el Camino del Norte y el Camino Primitivo a mediados de 2010 se sitúa en 7,1 euros, sesenta céntimos más caro que en el Camino Francés, donde el precio medio se sitúa en los 6,5 euros. Los albergues privados superan holgadamente la media con un precio de 11,4 euros y los albergues públicos cuestan una media de 5,9 euros. De los 98 alojamientos, hasta 28 albergues (incluidos dos privados), el 28 por ciento del total, cobran un donativo voluntario que hemos establecido en 5 euros para hallar la media. 44 albergues (45 por ciento) cuestan entre 2 y 8 euros y los restantes 25 oscilan entre los 9 y los 17,5 euros. Un albergue no facilitó el precio.

El gasto diario de un peregrino en la cornisa cantábrica oscila entre los 30 y los 35 euros. Así el coste total por peregrinar a pie desde Irún a Santiago por el Camino del Norte, realizando el trayecto cómodamente en 34 días, puede sobrepasar los 1.200 euros.

Un desembolso sin grandes lujos que suma el alojamiento en albergues (alternando entre públicos y privados), el coste del desayuno, comida y cena (variando entre dos menús diarios y un solo menú y bocadillo), el precio por utilizar la lavadora y secadora en los albergues, gastos varios e imprevistos durante las etapas y el desplazamiento a Irún y regreso desde Santiago de Compostela. El Camino Primitivo desde Oviedo a Santiago se puede recorrer en 13 días, y dado que los albergues son más económicos es posible hacerlo con un presupuesto de 450 euros.

Periodo de apertura

74 albergues (75 por ciento) de los Caminos del Norte y Primitivo son exclusivos de peregrinos y el 79 por ciento de los albergues permanecen abiertos durante todo el año. En el extremo inferior se sitúa el País Vasco, donde sólo abren todo el año la mitad de sus albergues y en el contrario Cantabria y Galicia, con un 94 por ciento y un 100 por ciento respectivamente de disponibilidad. El 71 por ciento de los albergues no permiten la reserva de plaza, favoreciendo así el hospedaje por orden de llegada.

Bajos porcentajes de albergues con lavadora y secadora.

En cuanto al equipamiento, sólo un tercio de los albergues tienen lavadora. En algunos albergues permiten lavar gratis pero en la gran mayoría cuesta entre un euro y los 5,5 euros, siendo el precio que más se repite de 3 euros. Menos son los albergues que tienen secadora, sólo 28 de los 98 (29 por ciento). Más de la mitad, el 55 por ciento, tienen un lavadero para hacer la colada a mano. El 32 por ciento de los albergues cuenta en su equipamiento con taquillas individuales destinadas a guardar los objetos personales.

El 40 por ciento de los albergues tienen una cocina para uso de los peregrinos y el 23 por ciento sirven comidas en un establecimiento de su propiedad o en el propio albergue. El 41 por ciento ni dispone de cocina ni da comidas. En el 17 por ciento hay máquina de agua y refrescos y el 15 por ciento cuentan con máquina de café. Sólo el 13 por ciento de los alojamientos pone a disposición del peregrino un teléfono público y la oferta de conexión a la red no abunda en los albergues del Camino del Norte y Primitivo, ya que sólo un 24 por ciento de ellos ofrecen Internet en las propias instalaciones (Wi-Fi, ordenador privado o equipos de pago con monedas). Hasta un 75 por ciento de los albergues permiten guardar la bici en el interior o en un espacio cerrado habilitado para tal fin, aunque hay albergues que tienen aparcamientos para bicicletas situados en el exterior.

Una población con albergue cada 14,2 kilómetros en el Camino del Norte y cada 13,2 en el Primitivo. La distancia media que hay entre las localidades provistas de albergue en el Camino del Norte es de 14,2 kilómetros y en el Camino Primitivo de 13,4. De esta forma el peregrino encuentra un albergue cada 3,5 horas de marcha y 3,3 horas respectivamente (estableciendo una velocidad media de 4 km/h, que es lo habitual si tenemos en cuenta el tiempo empleado en los descansos). Aunque no es comparable la afluencia de peregrinos, en el Camino Francés hay una población con albergue cada 6,3 kilómetros.

Fuente: http://www.icaljacobeo.es/Mostrar.cfm/Noticias/A/dotacion/albergues/camino/norte/primitivo/llega/ni/mitad/camino/santiago/frances/432