sábado, 29 de mayo de 2010

Monterrei acoge a peregrinos que cruzaron el valle del Támega

El albergue data de 1391 y se halla intramuros, protegido de los ladrones y animales que antes merodeaban por allí.

Txon y Carmen han subido mil y una veces a Monterrei. Carmen, que hoy en día maneja presupuesto público, ha emprendido alguna acción para mejorar la zona y lo ha hecho con discreción, buscando la efectividad más que la algarabía. Como debe ser, vaya.

Txon no entra en debatir si el castillo (en realidad, una ciudad amurallada) se halla en suelo de Verín (que no) o de Monterrei (que sí). Es patrimonio de Galicia, y de los de peso. Ahí se imprimió el primer libro en este país, el Misal, cuando el almanaque señalaba el año del Señor de 1494. Si los ingleses tuvieran un sitio así, con esa historia, habría que pagar hasta por hacerle fotos. Pero aquí la fortaleza languidece, con obras de consolidación que nunca son suficientes porque es enorme. A Txon le gusta recordar las palabras que recoge el Inventario de la riqueza monumental y artística de Galicia: «Plaza fuerte medieval, quizás la más interesante de nuestra tierra... que constituye uno de los puntos obligados de turismo más importantes de Galicia». En efecto, hay que irse a la Edad Media para encontrar el origen de un recinto en el que estuvo refugiado Pedro I el Cruel.

En el interior llama la atención el albergue de peregrinos. Llegan tras cruzar todo el valle del Támega y acometer esa muy dura cuesta que Carmen se empeña en dignificar, y con razón. Y debería encontrar todos los apoyos del mundo, porque eso es Camino de Santiago y resulta que estamos en año santo.

Y luego está Verín. Ahí hay que seleccionar qué ver, porque no se puede decir que el lugar maraville, pero sí tiene, entre otros enclaves, la Casa do Escudo, hoy oficina de turismo, y tiendas con encanto que merecen visita. Por ejemplo, la Valle de las Aguas, en la rúa Maior. Resulta difícil salir de allí sin algo en las manos. Esa es la tentación de Verín.

CÓMO IR

En las afueras de Verín, hacia Orense, hay un desvío señalizado a la derecha. Se asciende entre viñedos hasta la pequeña planicie donde está el parador. Frente a él se alza el castillo.

DÓNDE COMER

En Verín hay, entre otros, dos lugares recomendables. El acogedor María Toxiña (Alameda, 21, 988 412 641) y el Brasil (avenida de Castilla, 7, 988 410 249). En el primero manda la cocina creativa, en el segundo la tradicional (buen cabrito y trufados).

DÓNDE DORMIR | PARADOR DE VERÍN-MONTERREI

Al acabar la subida desde la nacional se alza a la diestra un edificio con cierto aire paciego. Es el parador de Verín-Monterrei, compañero de la fortaleza hasta tal punto simbiótico que ahora se comprende una con el otro. El interior del establecimiento resulta previsible: sin duda, es «muy parador», con sobriedad de líneas; decoración, la justa, ciertos toques elegantes y un comedor grande y acogedor. En lo que se refiere a las habitaciones, algunas tienen vistas a la piscina (que todavía no está abierta).

TELÉFONO | 988 410 075

HABITACIONES | 23

PRECIO | El precio oficial es de 127 euros la doble, pero constantemente hay promociones, así que lo mejor es llamar antes

CORREO ELECTRÓNICO | verin@parador.es

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/escapadas/2010/05/28/00031275029844247628147.htm

¿Qué opinas de esta noticia? ¿Tienes algo que decir? Cuéntanoslo...