sábado, 22 de mayo de 2010

Sanidad obliga a los albergues del Camino en Galicia a que instalen un clorador o se conecten al agua de la traída

La Consejería de Sanidad está intensificando los trabajos de inspección en los albergues distribuidos en las distintas rutas del Camino de Santiago para que se mantengan las condiciones higiénico-sanitarias a lo largo de todo el trayecto de peregrinaje. Esta labor de vigilancia ha llevado a la Administración a apercibir a nueve albergues que están conectados a pozos u otros sistemas diferentes a la traída municipal. La Junta los ha instado a que instalen un clorador o a que se conecten a la red municipal de aguas. En cuatro de los casos las obras ya están en marcha, y en el resto han de habilitar las infraestructuras necesarias.

A los albergues la medida los ha cogida por sorpresa porque algunos llevan años con el mismo sistema de aguas sin que nunca supusiera un problema. Aseguran además que la Junta los ha apercibido de cierre, con lo que si no subsanan este problema de abastecimiento les clausurarán el establecimiento. Por último, consideran que la Consejería de Sanidad debería llevar a cabo estas inspecciones antes de la llegada del año santo, ya que ahora se ven obligados a realizar las obras en pleno Jacobeo y cuando la afluencia de peregrinos se está multiplicando.

Plan de asistencia

El refuerzo de la inspección se enmarca en un programa de Sanidade de asistencia al peregrino, que incluye al 061, a atención primaria y a la Dirección General de Salud Pública. En el caso de esta última, la Junta está llevando a cabo actuaciones relacionadas con el control de fuentes, albergues y la restauración colectiva. Desde este departamento explican que precisamente por la afluencia masiva de visitantes se intensifican los controles para que no surjan problemas, como el que podría ocurrir si se producen filtraciones en pozos o fuentes que se utilicen en los albergues, más de un centenar en Galicia. Este plan incluye optimizar los centros de salud ubicados en las rutas jacobeas y planificar una coordinación específica con el dispositivo de urgencias 061.

Un cartel de aviso

Mientras no se solucionan los problemas de abastecimiento de agua, los albergues apercibidos deberán tener visibles carteles que avisen de que el agua no es apta para el consumo.

Fuente: https://mail.google.com/mail/?shva=1#inbox/128beae48b27d6d6

¿Qué opinas de esta noticia? ¿Tienes algo que decir? Cuéntanoslo...