miércoles, 1 de septiembre de 2010

La mitad de los albergues extremeños de la Ruta de la Plata no cumplen la ley

UCE advierte que el 50% no están bien señalizados ni son accesibles y que un tercio ni siquiera tiene extintores.La mayoría obtiene una buena nota en limpieza e higiene y sus tarifas varían de la gratuidad a los 18 euros.

Seis de la mañana, zapatillas y a caminar. Es el plan para los muchos peregrinos que recorren el Camino de Santiago, especialmente transitado este año por celebrarse el Año Santo Jacobeo. Tras horas de "buen camino" --como suelen desearse unos a otros--, llegar al albergue es una meta momentánea, pero muy deseada por suponer por fin un poco de descanso, una ducha, una siesta. ¿Qué tal les acogen los extremeños? La pregunta se la ha hecho la Unión de Consumidores de Extremadura (UCE) y su resultado no es muy positivo: la mitad de los albergues de la Vía de la Plata (una de las rutas a la ciudad gallega) no cumplen la ley.

Para empezar, el 50% de los 22 centros para peregrinos de Extremadura que han visitado los técnicos de UCE (dos privados, 11 municipales y 9 regionales) no están bien señalizados y el 46% no son accesibles; ambos evidentes incumplimientos de la ley. Pero no los únicos. El informe indica que casi tercio de los albergues ni siquiera cuenta con extintores, así como que uno de cada cuatro no tiene botiquín de primeros auxilios.

Son algunas de las "sorpresas" que, como destacó Miguel Angel Rubio, presidente de UCE y director de la revista Consumidorex (donde se publica el estudio), se han encontrado los autores del análisis. En el mismo aparecen también algunos aspectos positivos, como que la atención recibida por los alberguistas es, "por regla general, muy buena" o que el 85% obtienen una buena calificación en limpieza, con las únicas excepciones de Calzadilla de los Barros, Cañaveral y Mérida.

SIN DUCHAS

Sin embargo, cabe destacar que cinco albergues carecen de duchas --Aldeanueva del Camino, Calzadilla de los Barros, Cañaveral, Galisteo y Grimaldo--, con lo que no solo decepcionarán uno de los deseos más intensos de muchos peregrinos, sino que incumplen la normativa. Lo mismo ocurre en estos centros con respecto a la adaptación de los baños para personas con movilidad reducida, con la que no cuenta ninguno de ellos. Además, la mitad del total no separa los aseos por sexos, como marca la ley.

Otras ausencias llamativas son las de teléfonos públicos, con que ni uno solo de los alojamientos extremeños cuenta. Solo el de Oliva de Plasencia dispone de un terminal desde el que se pueden hacer llamadas provinciales gratis, según UCE, pero no el resto. Además, no siempre hay alguien que reciba a los huéspedes, si bien el informe de UCE recoge que todos los albergues están abiertos 24 horas y que, de encontrarlos cerrados, facilitan un número al que avisar. Y poder continuar el "buen camino".

Fuente: http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=529669

¿Qué opinas de esta noticia? ¿Tienes algo que decir? Cuéntanoslo...