lunes, 25 de octubre de 2010

El Jacobeo atrae a Zamora un millar más de peregrinos que en 2009

Las 36 plazas del albergue han estado ocupadas durante los meses de verano con una fuerte presencia de caminantes alemanes y austriacos



Un peregrino que paró en Zamora el pasado viernes abandona el albergue para continuar su ruta.  Foto Emilio Fraile

La promoción de los caminos a Santiago en territorio zamorano se ha realizado tanto en el ámbito local como provincial, con el refuerzo en la señalización de las diferentes rutas, con especial énfasis en el camino sanabrés. Asimismo, el Patronato de Turismo ha apostado por la puesta al día de los diferentes albergues que jalonan la Vía de la Plata, que se han beneficiado también de los carteles indicativos colocados por Fomento en las carreteras que coinciden con el llamado camino sur hacia la ciudad del Apóstol.



TANIA SUTIL El Año Jacobeo se ha dejado sentir en el albergue de peregrinos de la capital hasta el punto de registrar un millar más de caminantes en lo que va de año que en 2009. Durante la nueva etapa capitaneada por los hospitaleros han pasado por las instalaciones zamoranas más de 3.100 peregrinos, una cifra muy superior a la registrada durante el ejercicio pasado, cuando se contabilizaron 2.000. El efecto del Año Jacobeo era previsible y la respuesta de los peregrinos ha reafirmado el papel de Zamora dentro de la Vía de la Palabra. El albergue, ubicado en la cuesta de San Cipriano, ha conseguido el 100% de su ocupación durante los meses centrales del verano mientras que el resto del año ha permanecido a la mitad de su capacidad. Además de españoles, se ha detectado una fuerte presencia de caminantes alemanes y austriacos.

A esta cifra hay que sumar el número de peregrinos que a lo largo del año han pasado por la ciudad y que optan por pernoctar en los hostales y hoteles de la ciudad contribuyendo así a potenciar la economía del sector. Unos y otros han solicitado información en la oficina municipal de turismo y en el punto de información turística, que han registrado 341 peregrinos internacionales y 305 del país. Entre estos últimos destacan los andaluces, los vascos y los catalanes, seguidos muy de cerca por los madrileños. En lo que se refiere a los extranjeros, despuntan los alemanes aunque también ha habido presencia de franceses e italianos.

Durante este Año Jacobeo han permanecido al frente de las nuevas instalaciones de la Cuesta de San Cipriano una veintena de hospitaleros que han llevado las riendas del albergue tras iniciar el pasado noviembre una nueva etapa que puso fin al convenio suscrito entre el Ayuntamiento y la Asociación de Amigos del Camino. Desde entonces, los horarios han sido mucho más flexibles para los peregrinos, que disponen hasta las 22.00 horas para visitar la ciudad.

El albergue, inaugurado el 26 de enero de 2008, cuenta con 36 plazas distribuidas en seis habitaciones con seis camas cada una de ellas. Hasta las instalaciones sólo acceden los peregrinos con credencial y su estancia incluye el uso de lavadero, lavadora, calefacción, frigorífico, diez duchas, seis inodoros, armarios y botiquín, así como tendedero, cocina completa, sala de reuniones y comedor. A estas prestaciones hay que añadir una terraza, teléfono público gratuito para llamadas nacionales y a fijos así como servicio de información por parte de los hospitaleros. Todos los servicios son gratuitos con opción de donativo por parte del peregrino.

La figura del hospitalero ha sido clave a la hora de prestar servicio a los peregrinos con experiencia y formación. De ahí que la Concejalía de Turismo y «Turismo de Zamora» impulsaran durante el mes de abril el primer curso de formación de hospitaleros voluntarios impartido por la Federación Nacional de Hospitaleros. Hasta 25 personas participaron en este taller desarrollado en el Centro de Interpretación de Ciudades Medievales, el único enseñado durante el Año Jacobeo en Castilla y León.

Durante este año «Turismo de Zamora», en colaboración con la Asociación Zamorana de Empresarios de la Hostelería (Azehos), ha puesto en marcha un plan de promoción de la ciudad y su industria turística en el marco del Camino de Santiago. En este sentido, 16 establecimientos hosteleros y restaurantes de la ciudad han ofrecido ventajas a los peregrinos que durante este año han llegado a la ciudad. Los beneficios, todavía en vigor, incluyen descuentos en alojamiento y restauración con deducciones de entre el 10 y el 12% así como la elaboración de menús especiales para caminantes que van desde los 9 hasta los 28 euros. También contemplan descuentos comprendidos entre el 5% y el 12% para aquellos que opten por el menú a la carta.

Los foros

Las páginas de Internet donde se registran los albergues de peregrinos de todo el Camino de Santiago recogen comentarios de los internautas en relación, también, a las instalaciones zamoranas:

22-09-2010

«Una maravilla de albergue. He estado en el pasado día 18 de septiembre y no puedo más que agradecer al Ayuntamiento de Zamora y especialmente a las hospitaleras el trato recibido. Los servicios inmejorables, la atención exquisita, todo muy limpio y acogedor para las almas cansadas de los peregrinos. Muchos municipios del camino tendrían que visitar este albergue para comprobar cómo se gestionan sin que sean necesarios muchos esfuerzos. Bellísima ciudad. No la conocía».

23-07-2010

«Hace unos días llegué a Zamora. El calor me tenía tumbado, no podía casi con mi cuerpo. Pensé que el albergue estaba cerrado, desfallecía pero tras la puerta encontré una mano, con una voz extraña, y me dijo: "Pasa, ya has llegado, ésta es tu casa, sosiégate, descansa y toma una limonada". Tras de ello me ofreció de su comida. Gracias Zamora por tan buen recibimiento. Luego el albergue es de lujo, como pocos. Guardaré en mi recuerdo la mejor acogida de la Vía de la Plata. Vizcaya».

21-05-2010

«Enhorabuena, Zamora. Vaya cambiazo que ha dado la instalación. Retomo el Camino de Santiago, que lo dejé el pasado año y qué agradable sorpresa me llevo al poder disfrutar de las maravillosa ayuda que nos prestan las personas como Ricardo, hospitalero portugués, María y otro voluntario. El haberse hecho cargo de este albergue los hospitaleros voluntarios dan plus de importancia y categoría a este albergue y a la ciudad que nos lo deja. Gracias Zamora».

23-03-2010

«La cosa en Zamora ha mejorado mucho y seguro que mejorará más. Hay un hospitalero encantador, un encargado del albergue que se preocupa para que todo esté en orden y voluntarios que están decididos a que funcione todo y que funcione bien. Entre ellos me incluyo aunque no he tenido ocasión de empezar a colaborar. Ánimo a todo el mundo a que haga noche allí y lo compruebe por sí mismo. Buen camino».

17-01-2010

«Enhorabuena al albergue de Zamora. Es la segunda vez que paso por allí y ha mejorado muchísimo, sobre todo, por la incorporación de los hospitaleros y la nueva gente que está allí. El albergue es una auténtica maravilla aunque tengo que hacer una crítica: al menos cuando yo fui o no había papel higiénico o lo tenían medido al milímetro y tampoco es eso».