miércoles, 27 de octubre de 2010

El descanso del caminante

El albergue de peregrinos de Villalpando duplica el número de pernoctaciones por el Año Jacobeo


El albergue de peregrinos de Villalpando ha dado servicio a más de 40 personas en lo que va de Año Jacobeo. A pesar de que la Villa no tiene tradición como lugar de paso del Camino de Santiago el número de pernoctaciones en las instalaciones municipales se ha duplicado con las demandas solicitadas en pasado año.

Según explicó Gema Fernández, concejala de Asuntos Sociales, «los peregrinos que realizan el camino andando suelen venir casi siempre solos, haciendo una ruta diaria de unos veinticinco kilómetros. Este año han sido mas numerosos los peregrinos que han llegado en bici, siempre en grupo de dos a cinco personas, y que en numerosas ocasiones han tenido que visitar la tienda de bicis de la Villa para comprar cámaras para sus bicis, que han sufrido pinchazos durante el trayecto».

Villalpando se encuentra incluida entre las poblaciones que forman parte del Camino de Santiago del Sureste que se puede iniciar desde cualquier punto de la geografía de la provincia de Alicante (Elche, Alcoy, Ibi, Orihuela, Benidorm, Elda o Villena), conectando con el ramal principal de peregrinaje a la ruta Jacobea francesa en Astorga, a través de Benavente. La procedencia geográfica de los peregrinos es de lo más variada viniendo algunos desde Alicante, Sevilla o Toledo. Por lo general casi todos suelen hacer una comida en alguno de los restaurantes de la Villa y la cena y el desayuno lo realizan en las dependencias del albergue municipal.

El alojamiento de unos noventa metros cuadrados cuenta con tres habitaciones dobles, un salón, un baño completo una cocina y una pequeña terraza.

Entre las curiosidades Gema Fernández recuerda «la llegada de tres peregrinos a caballo a los que tuvimos que buscar "albergue" para los equinos, que finalmente se acomodaron con todo lujo en los toriles municipales».

La concejala de Asuntos Sociales se muestra satisfecha por la aceptación de las instalaciones, ya que «todos los peregrinos se han mostrado contentos con la acogida recibida. Ello ha animado a poner un libro de visitas, para que cada peregrino deje allí su testimonio por escrito».

En la actualidad todos los gastos del mantenimiento del albergue corren a cargo del Ayuntamiento villalpandino.

Fuente: http://www.laopiniondezamora.es/comarcas/2010/10/27/descanso-caminante/473075.html