jueves, 12 de agosto de 2010

La falta de albergues en Monforte decepciona a los peregrinos

La asociación que promociona la ruta lamenta la falta de una red estable de alojamientos

Un grupo de jóvenes orensanos que recorre el Camino de Invierno no pudo pernoctar ayer en la ciudad

La falta de albergues en el Camino de Invierno o Camino Sur es uno de los principales obstáculos con que se encuentran los primeros peregrinos que se animan a recorrer esta ruta jacobea aún no reconocida oficialmente como tal por la Junta. Aunque los ayuntamientos por los que pasa la ruta pueden ofrecerles alojamiento en diversas instalaciones, esto no sucede en todas partes, como es el caso de Monforte. Con este problema se topó un grupo de jóvenes ourensanos de entre 14 y 25 años, vinculados a un coro parroquial, que recorren la ruta desde A Rúa y que pasaron ayer por la ciudad. «Teníamos previsto pernoctar en Monforte por su ubicación y por ser una de las poblaciones más importantes de la ruta, pero no ha podido ser porque aquí no hay ningún albergue y el Ayuntamiento no nos permitió descansar en un pabellón deportivo o en alguna otra instalación», dice José Ramón Blanco, profesor de un colegio religioso que encabeza la expedición. «Nos dijeron que para eso hay hostales y pensiones, pero si los que peregrinan son gente muy joven, lo normal es que no tengan medios para ello», añade.

Los peregrinos ourensanos señalaron por otro lado que en diversos municipios de la ruta han tenido ocasión de pernoctar en albergues municipales o bien en instalaciones deportivas, como fue el caso de A Rúa, Quiroga y A Pobra do Brollón. Ayer, al no poder alojarse en Monforte, optaron por continuar hasta Escairón, donde se les ofreció la posibilidad de descansar en el pabellón deportivo municipal. «Que quede claro que hemos tenido una acogida muy buena en todas partes y que la ruta es excelente y está bien señalizada», señala por otra parte José Ramón Blanco.

La escasez de albergues en el Camino de Invierno ya ha sido puesta de manifiesto en diversas ocasiones por la directiva de la Asociación Camiños a Santiago pola Ribeira Sacra, que promociona la ruta desde hace una década. Aunque en algunas localidades los peregrinos tienen la posibilidad de descansar en albergues municipales o en alguna otra instalación -indican desde este colectivo-, la falta de una red estable de alojamientos específicos para este tipo de visitantes supone un importante problema a la hora de promocionar este itinerario histórico y lo pone en una situación de desventaja con respecto a otras rutas jacobeas que sí disponen de albergues.

La reciente apertura de un albergue en el club náutico de Belesar, en Chantada, no es considerada por la asociación como un remedio adecuado para la falta de alojamientos, ya que este establecimiento se encuentra a cuatro kilómetros de la ruta, una distancia que les parece excesiva para los peregrinos.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es/lemos/2010/08/12/0003_8663879.htm

¿Qué opinas de esta noticia? ¿Tienes algo que decir? Cuéntanoslo...